Música con un Mensaje

 

La vida de Nancy Rodermann está en España, pero su corazón está en Motown.  Ella llegó a Madrid en 1981 con su esposo Steve.  En 1998, se convirtió en la directora del Coro Gospel de Madrid.  El grupo de ahora 70 miembros, está dedicado al sonido y el alma de la música gospel.

El Coro Gospel de Madrid se formó como resultado de las actuaciones del Coro Nacional Evangélico (National Evangelical Choir) realizadas en 1995 y 1997.  Su éxito dio lugar a este coro regional dedicado a la música gospel.  En 2008, formaron parte de las 350 voces del coro de Agua Viva con Richard Smallwood, el cual cantó bajo la dirección de Nancy, en la Feria Mundial en Zaragoza ante más de 15,000 personas.

Ellos no cuentan con una sede permanente o sala de ensayos.  Sus interpretaciones recaudan fondos para causas benéficas, en vez de lucro. Sus fieles miembros que van desde los 15 a los 85 años de edad, practican los fines de semana durante horas y horas. Incluso pagan cuotas mensuales para ayudar a cubrir los gastos para la música y materiales.

El género favorito de Nancy, la música con el sonido del “gospel negro,”  está ganando popularidad en España.  Las audiciones para nuevos cantantes se hacen dos veces por año con 15 vacantes.   Tres veces todos ellos asisten a la audición, y el coro continúa atrayendo a los cantantes, a pesar del compromiso que demanda.  Su pasión es por la música y el mensaje que contiene.

Pero Nancy no solo está enseñando a la gente cómo cantar canciones.  Ella comparte su amor por la música, e imparte una apreciación de la cultura y experiencias que la inspiraron. Hay talleres regulares que están abiertos al público, donde se explica la historia de la música gospel y cómo cantarla auténticamente.

El poder de su música está en su mensaje de esperanza, liberación y redención – un mensaje que fue formado en el crisol de la esclavitud, la opresión y el racismo.  El profundo respeto del coro por las experiencias que producen tan rica música, es vertido en cada interpretación.

El público llena los locales por toda la ciudad, para experimentar el sonido del Coro Gospel de Madrid, convirtiéndose en participantes de la música en lugar de meros espectadores.  Las batas del coro se balancean conforme la música alcanza un ritmo familiar.  Bailarines litúrgicos y de hip-hop toman el escenario, moviéndose al ritmo.  Conforme el entusiasmo de la música del coro aumenta, la audiencia no puede evitar cantar con ellos:

Oh feliz día. Oh feliz día,

Cuando Jesús lavó,

Él lavó mis pecados

El idioma no es el suyo, ni la música, pero los oyentes reciben el mensaje.  Los oyentes están muy receptivos a los artistas gospel de los Estados Unidos que viajan a Madrid para unirse a Nancy y al coro.  Los artistas también están dispuestos de compartir sus testimonios y cómo el mensaje de la música gospel los ha impactado.  Y la audiencia es inspirada.

El Coro Gospel de Madrid lleva un mensaje a Madrid y a todo España, que trasciende el lenguaje, el color y el credo.  Las buenas nuevas de la música gospel  están siendo comprendidas tanto por la audiencia como por los miembros del coro, que encuentran esperanza en la música de gente cuya única esperanza estaba en la fe – una fe en el Dios que escuchó sus llantos y que algún día traería la plenitud del gozo al mundo.