Una reunión en las montañas

Esta última semana se reunió nuestra familia misionera.  En las Montañas Rocky de Colorado, por la primera vez desde el 2001 la familia de Camino se juntó para: reconectarse, refrescarse y obtener una nueva visión de lo que Dios tiene para nosotros. 

Esta semana de Convocación 2012 fue trascendental. 

Empezamos la semana repasando la historia de nuestra misión y considerando la fidelidad de Dios.  Nos acordamos de nuestros principios.   Fue C.I. Scofield quien estaba ministrando en Dallas, Texas cuando sintió que Dios lo estaba llamando a organizar misioneros para salir a Latinoamérica.  De allí salieron los McConnells a Costa Rica.  Nos maravillamos en como la ida de los McConnells fue la respuesta a la oración de dos mujeres en Costa Rica.  La Sra. Ross y la Sra. Lang, esposas de dueños de sembrado de café en Costa Rica, le habían pedido a Dios que enviara misioneros a ese país.

La Convocación nos invitó a reflexionar en nuestras oportunidades del presente en como el ímpetu por el cambio es intrínseco con cada nueva etapa en servir al Señor.   Al empezar esta nueva etapa como Camino Global, nuestros valores como una misión permanecen iguales.  En esta época de globalización, nuestra visión al representar esos valores debe crecer para alcanzar el reto de un mundo que está cambiando.  Fuimos invitados a compartir esa  “antigua, antigua historia” de una manera nueva que alcanza a la gente donde están.  También, nos animaron a buscar diferentes maneras para caminar al lado de nuestros hermanos Latinoamericanos al ellos “id y haced discípulos a todas las naciones.”

La Convocación nos llamó al mirar hacia el futuro.  Douglas Livingston oficialmente tomó su lugar como nuevo presidente de Camino Global el 19 de julio.  La Junta Directiva lo afirmó, pusieron manos sobre él y oraron por él.  El viernes, Douglas habló con la familia de Camino llamándonos a lo que esta por venir.  Pidió que oráramos.  Invitó a la familia de Camino a ser gente de gracia, a decir sí a nuevas ideas y de compartir los sueños que Dios ha puesto en nuestros corazones.

Finalmente, la Convocación permitió que la familia de Camino se reconectara.  Amigos que no se habían visto en años compartieron una riza con una persona que los entendía y recibieron palabras de afirmación.  Muchos hicieron nuevos amigos y escucharon del trabajo que Dios está haciendo por todo el mundo. 

La Convocación 2012 llevó a Camino Global a la cumbre, para que por la gracia de Dios podamos seguir adelante con un mejor sentido de unidad, visión y emoción por lo que viene.